La Milla Extra, el 2º Esfuerzo y El Éxito

En el video que verás al final de este artículo, hablo del lanzamiento de un nuevo sitio de Francisco Torralba que se llama la Milla Extra. Quizá te interese verlo y participar con alguna historia en la que podamos ser testigos de un esfuerzo adicional; de algo que alguien haya hecho para marcar la diferencia en su vida o en la de otra persona o situación. Encontrarás que además de la historia que menciono en el video, otros emprendedores, en forma voluntaria han aportado historias de las cuales podemos reconocer la calidad humanitaria, bondadosa o valiente del ser humano. Me encantó la idea de Francisco, porque es una manera de participar en forma grupal por un objetivo desinteresado y noble.

Aprovechando el tema no quize dejar pasar la oportunidad de comentar una problemática que con mucha frecuencia traen a mi consultorio mujeres que buscan mi asesoría como psicóloga. La situación se presenta en mujeres cuya edad se encuentra desde en la década de los 20’s hasta en la década de los 50’s; y solo ocasionalmente llegan mujeres mayores o menores a este rango de edad (jeje podemos decir que es un fenómeno presente en prácticamente todas las edades). La historia se desarrolla más o menos así. En un momento de su vida la persona decidió casarse o vivir en unión libre con un hombre. Es común que las circunstancias de dicha decisión se vean impulsadas por circunstancias imprevistas, forzadas, dolorosas o comprometedoras. Puede ser que haya un embarazo no planeado, una circunstancia de maltrato emocional en la casa paterna, incapacidad de afrontar la propia situación económica en forma independiente, la necesidad de desempeñar un trabajo en circunstancias de abuso, haber sido encontrada en una situación comprometedora que obliga socialmente a unir su vida a ese hombre, adicciones u otras circunstancias más. Por lo general sigue un periodo de altas y bajas, de acercamiento y alejamiento con respecto al hombre, que puede durar de unos meses a muchos años, pero que invariablemente está plagado de momentos de incertidumbre, enojo, dolor, impotencia y culpa. Al cabo del tiempo algo coloca a la mujer en una situación insostenible; algo que la hace llegar a la conclusión de que ya no quiere o no puede seguir tolerando lo que está viviendo. La situación detonante puede ser la infidelidad, el abuso físico o emocional, el riesgo para un hijo o hija adolescente por parte de su pareja, el haber conocido a alguna persona que le cuestiona la forma en que vive, una enfermedad grave, la muerte de alguien, un accidente, en fin, un evento que le hace entrar en crisis. La crisis, invariablemente representa un espacio de oportunidad en que ella puede dar un salto hacia mejorar las condiciones de su vida. El solo hecho de que esté sentada ante mí para recibir apoyo, es el más importante indicador de que verdaderamente desea realizar un cambio. En el proceso terapéutico hablamos de todo lo que piensa y siente, de los elementos de apoyo con los que puede contar, las decisiones que quisiera tomar, es decir hacemos un análisis de toda su circunstancia  para así poder organizar los pasos que le convienen dar. Pero ¿adivina cuál es el factor real o imaginario que casi invariablemente le impide tomar una decisión? Si creo que puedes imaginarlo: “No tengo dinero”. Eso se traduce en: no puedo dejar a mi esposo (novio),  no puedo pagar por un lugar donde vivir, no puedo pagar la escuela de los niños, no puedo atenderme médicamente, no puedo capacitarme más, no puedo acudir a terapias, no puedo, no puedo, no puedo….jejejeje..…al infinito. ¿Te suena familiar? Y no es que esté ridiculizando esta situación, es que simplemente me parece increíble que la mujer una y otra vez, ceda su poder personal incapacitándose a sí misma. Entiendo las circunstancias que favorecen esta culpa, esta impotencia, esta falta de confianza en sí misma, esta aceptación implícita de su circunstancia cuando se inmoviliza, permaneciendo en la circunstancia que le daña. Pero es por este motivo que menciono este tema aquí. Resulta que es en circunstancias como estas, cuando hay desmotivación, desencanto, sentimiento de fracaso y el peligro de perder toda fé, que debemos dar la milla más, que tenemos que recurrir al segundo esfuerzo. Nada hay más importante en este mundo (aunque no lo creas) que tú, para ti. Nada puede ser más valioso para ti y para los que te rodean que tu seguridad financiera, tu estabilidad, tu equilibrio y tu tranquilidad. Así que hago una invitación a ti mujer, para que trasciendas este obstáculo. La falta de dinero no puede y no debe ser nunca más lo que interfiera con tu felicidad y tu éxito en todos los ámbitos de tu vida. Te invito a que juntas afrontemos esa parte económica, para que goces de la libertad financiera que te permitirá determinar cómo quieres vivir tu vida. Tampoco será un impedimento ni tu edad, ni tu preparación, ni el lugar donde vives. Te invito a conocer cómo trabajar desde donde te encuentres, invirtiendo una pequeña cantidad o una cantidad mayor; dedicando todo tu tiempo o unas horas al día; aprovechando habilidades y conocimientos que ya tienes, y adquiriendo otros que necesitarás para ganar $$$ por internet. Te invito a que me sigas, te aseguro que no te arrepentirás. ¿Te gustaría saber qué significa el dinero para la mujer? ¿Quieres ganar mucho por internet? ¿Te gustaría caminar esa milla extra por ti misma? ¿Quieres saborear el éxito? ¿Te gustaría de hoy en adelante decir a todos tus sueños, “sé que puedo lograrlo, y lo haré”? ¡En tus manos está! ¡Te espero!

Related Posts with Thumbnails

Articulos Relacionados

Comentarios (5)

 

  1. Muy bien Heidi, me gusto el articulo… Si todos quisieran dar esa milla extra el mundo seria diferente, en fin nuestra misión esta hecha, solo debemos esforzarnos para cumplirla, buen proyecto.

    [Contesta a este comentario]

  2. Hola Heidi,
    me gusta mucho como escribes.
    Precisamente los negocios online y el network marketing me gustan tanto porque sacan de ti el líder que llevas dentro. Aquí no valen las excusas ni las quejas. Aquí sólo vale las ganas de correr esa milla extra.
    Me encanta!!!

    Muchos besos
    Mari Carmen

    [Contesta a este comentario]

  3. HeidiColmenero says:

    Si Mari Carmen, totalmente de acuerdo contigo….todos llevamos un lider dentro que necesitamos despertar y claro que no valen excusas ni quejas, contamos con la tecnología, los medios de comunicación y grandes lideres en los diferentes campos del mercadeo por internet….Nunca han sido las excusas, una solución, pero ahora menos que nunca podemos escondernos detrás de las excusas para no tener éxito. Solo es cuestión de tomar la decisión y poner manos a la obra. Un besito…hasta pronto. Heidi

    [Contesta a este comentario]

  4. marcelagarca says:

    Hola Heidi, me gusta el llamdo que haces a las mujeres para dar esa milla extra, pero sobre todo quitarse de la cabeza esa idea de estar sometidas, no solo por dinero, sino por cualquier tipo de situación. Considero que el género es irrelevante cuando realmente tienes ideales.
    Cariños
    Marcela

    [Contesta a este comentario]

  5. HeidiColmenero says:

    Ciertamente Marcela, el género es irrelevante cuando se tienen ideales, cuando honras tus sueños y te prometes a ti mism@ llegar a ese lugar que tu alma ha plasmado en tu mente. El sometimiento, como tu lo mencionas, no solamente aplica a las mujeres tampoco….y como todo lo demás, es un conjunto de ideas que decidimos aceptar como verdaderas y que por tanto el Universo nos responde diciendo:”Estas en lo correcto”, ¿no es cierto? El llamado a la milla extra es para todos….pero en mi condición de mujer y en mi compartir caminos con otras mujeres, una pasión que se me ha desarrollado, es la de lograr que muchas mujeres logren despertar a la realidad de su poder y su belleza. Un abrazo y hasta pronto Marcela. Heidi

    [Contesta a este comentario]

Deja un comentario